sábado, 16 de julio de 2011

La danza

La danza - Sergio Cossa

Así fue cómo el pensamiento asaltó mi mente:

Comenzó con una danza muy lenta que hipnotizaba a los bailarines mediante compases cadenciosos y sensuales. Luego, como si los músicos se realimentaran con sus notas, el ritmo se aceleró.
La danza dejó de mostrarse como un suave acompañamiento, puesto que la música llevaba a las parejas a desplazarse hasta los confines de la pista.
Cuando el ritmo nuevamente elevó su velocidad, un frenesí embriagó a los participantes. El baile ya no era capaz de ser coordinado y se deshacía en saltos, corridas, abrazos y giros arriesgados.
Solo cuando los músicos decidieron relajar sus dedos y pulmones agotados y finalizar con una suave melodía, la danza regresó al tranquilo y armonioso vaivén inicial.
Los participantes, aún hechizados por semejante música, volvieron a sus asientos con la saciedad que dejan los momentos sublimes.
Y allí quedaron, atentos, expectantes para correr de nuevo a la pista ante el primer acorde que llegara a sus oídos.

De este modo danzan mis ratones cuando pienso en ella.

Nota del Autor: Hacerse los ratones es un argentinismo que significa algo así como imaginar una situación erótica con alguien que nos gusta.

© Sergio Cossa 2011


Si te gustó este artículo, anímate a escribir un comentario y sígueme por Facebook, de ese modo te llegarán todas las novedades de mi blog.



2 comentarios:

  1. Y SI ACASO BEBES DEL CÁLIZ DE MI VIENTRE
    DE LA UTOPÍA QUE EMANA MI SAVIA
    Y TE UNES A MIS QUIMERAS CON TU PASO REDOBLANTE
    ENTONCES, POSTERGARÉ EL FASTIDIO
    PARA QUE ME DOMINES CON TUS LIBERTADES.

    TANIA.

    ResponderEliminar
  2. Hermosos versos. Muchas gracias por compartirlos, Tania.

    ResponderEliminar

Estoy seguro de que tu comentario será un aporte constructivo para la comunidad...