miércoles, 3 de agosto de 2011

Ciudad reciclada

Cecilia Ianni y su árbol de navidad reciclado.
Cecilia Ianni vive en Coronel Pringles, una ciudad de 23.000 habitantes al sur de la provincia de Buenos Aires y cuya principal actividad productiva es la ganadería.
Siempre interesada en los aspectos ecológicos y el medio ambiente, desde hace más de dos años inició un emprendimiento artesanal de elaboración y creación de productos en base a elementos reciclados.
Posee una diversidad de más de 200 productos que abarcan accesorios como anillos, veladores, centros de mesa, souvenirs, mesas ratonas, etc.
Nada se resiste a su proceso de reciclaje. Con botellas de plástico de gaseosas y leche hace flores cortando la base y pintándolas, o derritiéndolas con fuego o pistola de calor para darles diferentes formas, como los candelabros.
Los envases plásticos de shampoo son reciclados para muebles de muñecas, como sillitas y con calor los transforma en bijou que asemeja el carey.
Candelabros reciclados.
Las computadoras viejas y sus accesorios también son una buena fuente de materiales para crear todo tipo de artículos. Con las teclas se fabrican anillos, llaveros con partes de las plaquetas, los discos rígidos sirven para hacer relojes y porta retratos y unos futuristas adornos florales surgen del trabajo con los obsoletos CD´s.
También recicla cajas de cartón de todas las medidas y viejas muñecas de plástico que regresan con renovada alegría para divertir a los pequeños.
Para esta última Navidad, la Municipalidad de Coronel Pringles lanzó un concurso de árboles navideños. Los requisitos principales eran que midieran más de tres metros de altura y soportaran por espacio de un mes la intemperie.
Construyó la base del árbol con 86 botellas de plástico. Luego armó tres pisos de un metro cada uno con un total de 840 cajas de cartón de repuestos para autos. La punta del árbol fue un bidón para agua con una pieza de un viejo lavarropas. Su trabajo resistió dos meses y medio bajo el viento, la lluvia y el sol.
Cecilia trabaja en otro proyecto que apenas se va materializando. Sueña con capacitar a la gente para que intente salvar lo que van a tirar a la basura y pueda ser reutilizable, convirtiéndolo en algo útil de nuevo.
Desde su casa, porque aún no puede costearse un salón o viajar a la zona, da clases a alumnas que aprenden todo lo que implica reciclar y reutilizar. Ella sostiene que la difusión y la toma de conciencia harían más fácil la lucha contra las grandes cantidades de basura domiciliaria y los problemáticos basurales clandestinos, hasta lograr una "ciudad con conciencia de reciclado".

Cecilia construyendo el árbol de navidad reciclado.
Construcción del árbol de navidad reciclado.



Si te gustó este artículo, sígueme por Facebook haciendo click aquí o en el botón Me Gusta de "El vuelo del ranoraky" y de ese modo te llegarán todas las novedades de mi blog.

2 comentarios:

  1. nena, que linda historia.............. me enorgullece ser tu amiga a la distancia.....

    ResponderEliminar
  2. Me encanta lo q haces a mi también me vuelve loca el tema del reciclado y del medio ambiente...te felicito! Y espero me ayudes también a mi en esto

    ResponderEliminar

Estoy seguro de que tu comentario será un aporte constructivo para la comunidad...