jueves, 8 de marzo de 2012

Hoy su cara está en todas las remeras


Che Guevara - microrrelato - Sergio Cossa

–Abuelo, ¿de qué son estas medallas que tienes en el pecho?
–Son de muchas guerras, hijo. Yo fui un héroe de guerra.
–¿Y por qué esta estrella es más grande que las otras?
–A esta me la otorgó el Congreso, porque libré a nuestro país de un temible enemigo.
–¡¿Uno solo?! ¿Era muy peligroso?
El abuelo, con el nieto sentado en sus rodillas, narró la historia de la medalla.
–Hace muchos años, unos guerrilleros comenzaron una revolución en Cuba, esa isla donde fuiste de vacaciones con tus padres. Decían que el gobierno cubano explotaba a su pueblo. Nosotros los mirábamos con desconfianza, porque nuestro país dominaba la isla.
»Cuando esa revolución triunfó y los guerrilleros demostraron que eran muy fuertes, nos preocupamos y enviamos barcos para aislarlos y debilitarlos. Pero no pudimos.
»Después, uno de sus líderes, un argentino, intentó hacer lo mismo que en Cuba, en otros países que nosotros dominábamos. Supimos que estaba en Bolivia, un lugar desconocido… por el sur. No permitiríamos que las ideas cubanas se extendieran al resto del continente. ¡Sería terrible para nuestros valores y nuestra libertad! Entonces el gobierno me envió para que comandara la guerra contra los revolucionarios.
»Fue muy difícil, pero al final los vencimos. Y yo mismo di la orden de matar al líder.
»Por eso fue que me premiaron con esta gran estrella... Pero nuestro pueblo fue desagradecido y pronto se olvidó de mí. Solo me queda la medalla. En cambio, a ese guerrillero aún hoy lo recuerdan en todo el mundo con fotos y canciones…
El abuelo, irritado, dejó a su nieto en el suelo y caminó vacilante hacia el patio.
–Y sus malditos ojos que miran la eternidad todavía me provocan pesadillas –masculló.


© Sergio Cossa 2012

8 comentarios:

  1. Me gusta la idea, Sergi, mucho.

    Pero me voy a acoger a la ABLACC y me atreveré a decirte que el tono que has utilizado lo hace algo inverosímil a los ojos de este lector. El tipo de explicación que da el abuelo, ¿Se ajusta a cómo se lo explicaría a su nieto o responde a lo que nos querías contar?

    Tal como te he dicho, la historia me parece muy buena, y solo por ello ya vale la pena.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por pasarte, Fernando :)

    Pedro, sin duda que el texto apunta a un mensaje que quiero enviar. Lo poco creíble tal vez sea más que nada por la extensa explicación del abuelo... Pero bueno, era mi idea. De todos modos voy a trabajar en una versión más breve, a ver qué sale.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. " Y sus malditos ojos que miran la eternidad todavía me provocan pesadillas "

    Hacé lo que quieras con el texto,pero esta sentencia no la toques.

    ResponderEliminar
  4. Fernando, la idea de los ojos del Che persiguiendo a su asesino fue lo que motivó este micro, por lo que esa frase final no será tocada :)

    ResponderEliminar
  5. Cada vez que leo acerca de las luchas populares me imagino no a los líderes, que usufructuaban posiciones de privilegio, sino a los desesperados que eran víctimas de la opresión.
    ¿Acaso han posado su vista en las caras de los manifestantes de las gestas de hace un siglo? Verán a gente pobre, con gorras de baja calidad, sus chaquetas , pantalones y calzado no les iban en saga. Eran ellos los que enfrentaban con lo que tenían a mano a las tropas represoras bien pertrechadas.
    Muchos tenían un pésimo trato en sus trabajos. Muchos dejaron su vida o la arruinaron por su posición revolucionaria. Guevara, en cambio, era un idealista que se embarcó en la lucha por vocación. Y tuvo mando para imponer su visión... hasta que el pragmático de Fidel se liberó de él.

    ResponderEliminar
  6. Vocación (del latín: vocāre; llamar) es el deseo de emprender una carrera, profesión o cualquier otra actividad cuando todavía no se han adquirido todas las aptitudes o conocimientos necesarios.

    Hay pueblos a los que la vida les dio solo la oportunidad de lucha, para no ser oprimidos. Sus líderes, gente de esos pueblos, nacieron con ese deber de libertad.
    Hay personas que eligieron (por vocación) luchar a la par de esos pueblos. Ellos deben tener, al menos, el mismo reconocimiento.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar

Estoy seguro de que tu comentario será un aporte constructivo para la comunidad...