viernes, 23 de marzo de 2012

Minicuentos por la Identidad



Minicuentos por la Identidad - Sergio Cossa


El sitio Cuentos y Más promueve este iniciativa en la que participan (hasta ahora) más de cien microrrelatos con el tema del Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia en Argentina. No es un concurso, es la comprometida participación para recordar a las víctimas de la última dictadura militar en este país. Entre los participantes habrá un sorteo de libros y, como ya ocurrió el año pasado, algunos micros son publicados en diferentes periódicos y medios.
El que desee estar presente con un texto, tiene tiempo hasta el día 31 de marzo. Pueden usar este enlace para conocer las bases.

En mi caso, me incluyo con dos micros. El primero fue escrito también para el concurso ReC, aunque ya sabía que por el "tono" del mismo, no iba a ser seleccionado.

24-03

–… y además nos hace daño. Por eso repito que basta de hablar y escribir tanto sobre los hijos desaparecidos o los padres muertos en las calles. ¡Esto fue una guerra y todo estuvo permitido! ¡Yo sé muy bien lo que es sufrir por la pérdida de un hijo, cuando el mayor se me accidentó en la pista de esquí!
–El viejo empezó a delirar de nuevo. Si sigue gritando va a excitar a los otros internos.
–Quién diría… Las estrellas de general no lo pudieron proteger de su conciencia genocida. Veinte miligramos de Haloperidol.


ENERGÍA

Siempre creí en trascender a la muerte. Y tuve razón. Ahora soy recuerdo y memoria. Soy energía. Un bálsamo que barniza el dolor de mis seres queridos y entibia los pañuelos blancos. Un aguijón que se hunde una y otra vez en las conciencias de mis asesinos. Lo más placentero es cuando duermen y caen sus defensas. Me filtro entre sus sueños y se los transformo en pesadillas, mostrándoles imágenes de amor y justicia social. No lo suelen soportar y despiertan con gritos de pánico. Algunas veces escapan alucinados hasta el lugar donde se encuentra enterrado mi cuerpo anónimo.


© Sergio Cossa 2012


5 comentarios:

  1. Dos micros muy duros, Sergio. Pero, claro, dado el tema no pueden ser menos.

    Me cuelgo al "ni olvido" para que consigamos que nada de aquello -lo que pasó en tu orilla y en la mía- vuelva a repetirse.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  2. LE QUE MÁS ME HA LLEGADO, ES QUE ES TAN BREVE COMO NECESARIO. ME VOY A EXPLICAR MEJOR, ERA NECESARIO QUE SE BREVE, YA QUE DE ESA MANERA LA HISTORIA SE ACOMODARÁ MEJOR EN LA MEMORIA DE LAS FUTURAS GENERACIONES.


    VLANKA.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Pedro y Vlanka por los comentarios.
    A la memoria hay que ejercitarla todos los días, para que sea otro músculo sano en cada uno de nosotros.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Sergio, leí este microrrelato en una publicación argentina y me conmovió igual que en Cuentosymás.

    Mi enhorabuena.

    A nadie se le debería arrebatar la vida de forma violenta y menos dejar que su muerte se deje en el olvido, y a sus familiares sin la posibilidad de honrar su muerte.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias, Nicolás.

    "Ni olvido, ni perdón", recordando el pasado, para que no se repita.

    Un abrazo argentino.

    ResponderEliminar

Estoy seguro de que tu comentario será un aporte constructivo para la comunidad...