martes, 13 de marzo de 2012

Seres queridos


Cementerio de aviones - Microrrelato - Sergio Cossa

Cuando los viajeros recorren la Ruta 66 a través del desierto de Mojave, son acompañados por cactus esqueléticos y por los tintineos filosos de las cascabel. El páramo los lastima con temperaturas superiores a cincuenta grados y la desolación suele ganar sus corazones. Pero una vez al año, flores incontables colman sus sentidos de aroma y color. Las depositan miles de pilotos, comandantes de vuelo y azafatas, quienes cada Día Internacional de la Aviación concurren a visitar a sus seres queridos al cementerio de aviones de Tucson.


© Sergio Cossa 2012

5 comentarios:

  1. Me encanta como describes en este micro. La descripción deja a un lado a la historia, haciéndose dueña y señora de todo.

    ResponderEliminar
  2. Hay veces que la historia es solo una excusa. Gracias por pasar, Adivín :)

    ResponderEliminar
  3. Nunca había oído hablar del cementerio de aviones, Sergio, pero viendo la foto, me creo que existe.

    Exista o no, tu micro me gusta por cómo lo cuentas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Pedro.
    Sí que existe, date una vueltita por google :)
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. acompañado de una perfecta redaccion el autor nos muestra de una manera entrañable su bella narracion...DR.CARLIN.

    ResponderEliminar

Estoy seguro de que tu comentario será un aporte constructivo para la comunidad...