martes, 17 de abril de 2012

APARIENCIAS


Apariencias - Sergio Cossa


–¡Jesús Rodríguez! –grita el policía parado en la puerta de la oficina de aduanas. En su mano derecha sostiene un pasaporte, que golpetea sobre su palma izquierda.
Desde la fila en la que esperamos el cruce de frontera se desprende un joven treintañero. Vestimenta deportiva, cabello largo atado formando una colita. En su nuca puedo ver el tatuaje de la clásica hoja de cannabis y varios piercings de colores brillan en sus orejas. De su hombro cuelga un bolso pequeño con inscripciones en inglés. Ingresa a la oficina de control y el policía entorna apenas la puerta. A través de la abertura, observo cómo lo requisan e interrogan. Pasados unos minutos, regresa a la fila con su pasaporte en la mano y una prenda amarilla escapando de su bolso mal cerrado.
–Portación de cara– responde a las miradas inquisidoras de los viajeros.
Unos metros detrás, espero tranquilo, enfundado en mi impecable traje azul y confiado en el doble fondo de mi maleta Samsonite.


© Sergio Cossa 2012

7 comentarios:

  1. EXCELENTE, DESDE LA IMAGEN QUE DISEÑASTE YA QUE LA MISMA ES TODO UN RELATO. Y MUY BIEN DESARROLLADO DEL TEXTO, SOBRE TODO EL FINAL, AL PONERTE EN PRIMERA PERSONA, ENCARNANDO AL LOBO. ME GUSTÓ.

    VLANKA.

    ResponderEliminar
  2. FÉ DE ERRATA
    QUISE PONER "EL DESARROLLO DEL TEXTO"
    ME ENCANDILA EL SOL JAJA

    ResponderEliminar
  3. Gracias Vlanka :)
    Vivimos rodeados de esos personajes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Sergio.
    Es como en el tango Camuflaje, de Francini y García.
    "En el corso de la vida todo el año es carnaval.
    Con careta de angelito disfrazado va el chacal,..."
    En tu caso se disfraza de "yuppie".
    Muy bueno lo suyo y completamente creíble.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  5. Nada es lo que parece y.... como decimos en esta otra orilla del charco, " las apariencias engañan", pero el que no engaña eres tú y tu manera de escribir. Enhorabuena, breve, contundente, e impactante.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Arturo, es que el tango tiene la sabiduría de la vida misma. Como cambalache, que se podría cantar dentro de cien años y seguirá tan actual.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Gracias, ely :)
    Situar a los personajes en cualquier otro escenario es un ejercicio válido.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar

Estoy seguro de que tu comentario será un aporte constructivo para la comunidad...