jueves, 19 de abril de 2012

El escorpión y la rana


La charca de las ranas


El blog La charca de las ranas es un agradable ecosistema al que son invitados los escritores que deseen compartir sus textos con tendencia anfibia. Hoy le llegó el turno a un micro mío, que juega con la famosa fábula. Lo pego aquí, pero igual los invito a que den un buen salto de batracio hacia tan divertido blog. Allí los espera Puck, organizadora del charco y a quien agradezco la iniciativa. ¡Lleven sus micros!


EL ESCORPIÓN Y LA RANA

Cuando la rana llegó a la orilla opuesta del río, el escorpión bajó de su lomo, agradecido.
–Sentí miedo porque me picaras– dijo la rana.
–Eso no es lógico, amiga. Tengo esposa e hijos. Si te clavaba mi aguijón, habríamos muerto los dos y ellos sufrirían. ¿Tenías miedo y me cruzaste igual?
–¿Por qué negar un favor a quién lo pide de buena manera? Si me hubieras picado, habría muerto de tristeza.


© Sergio Cossa 2012

6 comentarios:

  1. OJALÁ FUNCIONARA ASÍ EN LE VIDA REAL ESCRITOR. OJALÁ NOS PUDIÉRAMOS ESCAPAR AL MUNDO MÁGICO POR SIEMPRE.
    ALLÍ DÓNDE NADA PERVERSO LLEGA. ALGUIEN ME DIJO HOY "ES TU NATURALEZA" , Y CONFIESO QUE ALGUNAS VECES FUI ESCORPIÓN, PORQUE TANTAS OTRAS FUI UNA RANA.

    YO

    ResponderEliminar
  2. Creo que la vida nos obliga a veces a comportarnos como escorpiones o como ranas y eso no está mal.
    Lo imprescindible y difícil es acertar quiénes merecen transporte y quiénes un aguijón.

    Un abrazo, YO.

    ResponderEliminar
  3. Una bonita fábula de corte tradicional. Aunque te confieso que cada día cruzo menos escorpiones... al menos, si veo que lo son... (¿o lo soy yo?).
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Susana, vaya duda te planteaste :)

    Yo, para ser sincero, veo escorpiones por todos lados (¿existirá algún síndorme con nombre para estos casos?)

    ¡Abrazo!

    ResponderEliminar
  5. A los escorpiones, se les ve el aguijón desde muy lejos y nunca lo esconden. Siempre al acecho, te avisan: "cuidadito conmigo". En cambio las ranas, se camuflan bajo sus ojos saltones y sus torpes andares, y olvidamos que, muchas de ellas, poseen un veneno casi letal.
    Preciosisma tu forma de expresar.
    Estoy feliz por haberte encontrado.
    Un saludo:)

    ResponderEliminar
  6. Creo que lo triste es cuando seres nefastos vienen camuflados de bondad y comprensión. El peligro y el dolor son mayores.
    Pero mi micro es una fábula a la vida y las buenas relaciones.
    Al menos en el mundo mágico funciona :)
    Gracias por pasar, Ely.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar

Estoy seguro de que tu comentario será un aporte constructivo para la comunidad...