viernes, 16 de marzo de 2012

Siembra vientos



Siembra vientos - Microrrelato - Sergio Cossa


Ingresó a la oficina pública de jubilaciones con un carpetón repleto de folios bajo el brazo. Buscó un asiento, paciente, y aguardó su turno. Cuando la funcionaria gruñó su número, se acercó a la ventanilla con paso tranquilo y comenzó su explicación del motivo del trámite. Le dijo que era la quinta vez que iba, y que esperaba que ella se mostrase más competente y considerada que el hombre que lo había atendido con anterioridad. Ese de dientes amarillos y mal aliento. El empleado mal educado y prepotente, que ostentaba el cuello sucio de su camisa y el cabello grasiento. El que cada vez lo obligaba a esperar horas mientras deambulaba por la oficina bromeando con sus compañeros. El que siempre le pedía un nuevo papel  que debía traer al día siguiente. Ese que encontraron muerto a martillazos anoche en un callejón.

© Sergio Cossa 2012

9 comentarios:

  1. Mis viejos se jubilaron en Uruguay, Sergio. De eso hace más de trece años. Quedan sólo siete para que encuentren el martillo que usaron ellos. Después, todo habrá prescito. ;)

    Un micro genial. Bien contado, con las dosis justas de información para marcar el mejor ritmo posible.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  2. Qué abuelo no ha pasado por algún burócrata insensible...
    Espero que tus viejos zafen :))
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Dan ganas de liarse a martillazos algunas veces. Buena venganza literaria.

    Triples abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Bien que se los merecen algunos...
    Gracias por pasarte, Lola.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Buen reflejo de la realidad en este micro. Quién no se ha enfrentado a los tediosos trámites burocráticos. Y quizá todos quisiéramos hacer lo mismo que hizo este personaje... En fin.

    Saludos. Ah, llegué hasta acá desde Ficticia. Buen blog, me ha gustado esta propuesta de micros.

    ResponderEliminar
  6. Estos hechos han sucedido varias veces en el mundo paralelo que solo existe en mi mente. Aunque en el otro mundo no pierdo la sonrisa y sigo las condiciones que te proponen.
    Muy bueno.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Javier, gracias por pasarte y comentar. Me anoté en tu blog (que no conocía) y donde leí muy buenos micros. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  8. Eliacim, veo que recién iniciás tu aventura bloguera. ¡Te deseo lo mejor!
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Estoy seguro de que tu comentario será un aporte constructivo para la comunidad...