martes, 17 de enero de 2012

El círculo



Desde la estrechez de su plano en dos dimensiones, el círculo variaba su tamaño, se tonificaba, pasaba del rojo al verde, al azul, a los diversos brillos combinados en millones de colores. Rebotaba sin cesar en los límites del monitor y se sentía útil, trabajando de salvapantallas. Alardeaba de ser la aplicación que podía superponerse y opacar a todas. En su intimidad, sin embargo, moría de envidia cuando observaba la libertad y el volumen de la vieja pelota que descansaba sobre la cama del niño.

© Sergio Cossa 2012

2 comentarios:

  1. EL CÍRCULO VIRTUAL, NO PODÍA SUPERAR AL REAL, TAL VEZ ALGÚN DÍA LOGRE FUSIONARSE.

    VLANKA.

    ResponderEliminar
  2. Hay amores virtuales que logran fusionarse :)
    Podrían también ser el círculo y la pelota.
    Un abrazo, Vlanka.

    ResponderEliminar

Estoy seguro de que tu comentario será un aporte constructivo para la comunidad...