lunes, 23 de abril de 2012

Lejanía




El vehículo recorre el camino seco y polvoriento, cansado de esquivar pozos y huellones de antiguas lluvias, la tierra se filtra por cada agujero excavado por la herrumbre, se pega en la cara del conductor, todo sudor, todo cansancio de años, de pobreza, de alcohol y de abandono, porque al andar esta ruta miserable, el viajante ganó en soledad y ausencias, en conocer lejanías, solo le queda el cascajo en que viaja, una maleta sin cerradura y un rumbo hacia la nada.

© Sergio Cossa 2012

12 comentarios:

  1. Sergio:
    Y no debe ser el único.
    En mi afortunado caso, he caminado mis buenos kilómetros por picadas de tierra polvorienta, en camionetas maltrechas, aunque nunca me sentí como tu personaje.
    Por ello es que estoy seguro de que debe haber unos cuantos como él -ahora mismo- devorando sendas.
    Para quien no conozca esos guadales, quizás no le llegue tanto tu descripción, como a mí.
    Lo has descripto perfectamente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Ese rumbo hacia la nada duele, sabe a soledad, hastío. Muy bien reflejado el vacío de ese viaje a ninguna parte
    saludillos

    ResponderEliminar
  3. Arturo, el interior de los países creció gracias a los miles de viajeros que hacían de esos caminos una ruta de vida. Al que nos toca en cuestión, la vida lo ha castigado bastante, parece.
    Supongo que a vos te habrá dado material para unos buenos cuentos :)
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué triste debe ser vivir ese vacío!
    Gracias por visitarme, Puck :)
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Suena a que detrás de ese viaje hay una historia de dolor. Bien descrito el camino solitario del viajante. Enhorabuena. Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Este micro nos sumerge en un túnel de tristeza, Sergio. La desazón se mastica en cada palabra.

    Si escribir es hacer sentir, hoy lo consigues sobradamente.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Soraya. Las lejanías suelen ser mayores en la soledad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Pedro, eso buscaba. Un párrafo de angustia y desesperanza. Me alegra que así se lea.
    ¡Abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Leyendo tu entrada, he sentido un vacío terrible, la impotencia de ese camino simétrico, sin bifurcaciones ni salidas, sobre todo, porque he recordado el tiempo, ya casi infinito, por el que deambulo por lejanías muy parecidas.
    Al menos es confortable saber, que desde tus líneas emergen también, otros viajeros.
    Un fuerte abrazo:)

    ResponderEliminar
  10. Sergio, tu micro se sumerge: en el abandono; en la soledad; en los últimos años, cuando ya no hay esperanza. Y logras que lo viva en primera persona.

    Me pareció fantástico.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  11. Esos caminos pueden ser también metafóricos, pero no menos dolorosos.
    ¡Un abrazo, Ely!

    ResponderEliminar
  12. Nicolás, la soledad, el desapego, el no pertenecer. Debe ser angustiante.
    Me alegra que te haya gustado y gracias por pasar.
    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar

Estoy seguro de que tu comentario será un aporte constructivo para la comunidad...