lunes, 25 de junio de 2012

Anticipos






Se conocían desde siempre. Desde antes de que el amor los uniera. Predecían sus pensamientos. Solo con sus miradas podían mantener diálogos y discusiones. Por eso no se sorprendió cuando la policía fue a detenerlo, en el instante de volcar el veneno en la copa de ella.


© Sergio Cossa 2012



12 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias, Omar. Y bienvenido :)
      Ya me pasé por tu blog.

      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. jajajaaj conocerse íntimamente no es bueno a la hora de pretender eliminar al otro, verdad?
    Gracias por esta sonrisa, Sergio

    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Sergio, una vida muy predecible que deja un relato muy original.

    Y es que puede ser una bendición toparse con una persona que lo sepa todo de uno, pero también un peligro enorme.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando no hay secretos, no hay sorpresas :)

      Abrazo, Nicolás.

      Eliminar
  4. Sergio:
    Eso es lo poco interesante que tiene el hallar a un alma gemela; no te puedes deshacer de ella.
    Muy bueno, es lógica pura.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan lógico que él ya sabía que lo iban a denunciar :)

      Un abrazo, Arturo.

      Eliminar
  5. Gran texto, Sergio. Felicitaciones, con la brevedad de un cross, a la mandíbula, por citar a Arlt

    Abrazo

    ResponderEliminar
  6. LLegar a la otra persona tan solo con una mirada, pensar sin tener que explicar, es la relación más placentera que puede existir entre dos amantes, aunque te cueste la vida.
    Un saludo y como siempre, precioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La unión más profunda será siempre entre dos miradas.

      Abrazo, ely.

      Eliminar

Estoy seguro de que tu comentario será un aporte constructivo para la comunidad...