sábado, 2 de junio de 2012

Máscaras


Máscara - Microrrelato - Sergio Cossa


De pie frente al espejo de la habitación, se quita la cara de dormido y en su lugar calza la que le gusta mostrar cada mañana: feliz y emprendedor. Guarda en su maletín las que utilizará durante el día: la de preocupación en el trabajo, la de buen compañero y dos diferentes según el ánimo del jefe. Para la noche, incluye por las dudas la de intelectual y una de divertido. Las pesadas e incómodas suele dejarlas en su casa. Solo allí usa las de amargura y de angustia. Algunas noches, de un cajón desocupado del placard, saca y se mide la de enamorada que dejó su mujer antes de abandonarlo. A la de traición se la llevó.


© Sergio Cossa 2012

25 comentarios:

  1. Sergio muy buena tu mascarada... y cuánta sabiduría e ironía destila.
    Aveces, cuando no metes en el bolso o el maletín del ordenador alguna... te arrepientes a lo largo del día.

    Un beso desenmascarado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es fácil la vida si no llevamos nuestras máscaras cerca :)
      Abrazo, Petra.

      Eliminar
    2. qué es un beso desenmascarado, doña petra?


      Platera.

      Eliminar
  2. ¡Muy bueno! Hay quien anda por la vida así, a pura máscara. Imagino que debe tener un costo emocional muy alto. Saludos van, a cara lavada. Es lo que hay...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces la situación nos lleva a ponernos alguna máscara. Otras, es un placer ayudar a que se la quiten.
      ¡Un saludo!

      Eliminar
  3. Sergio, un micro con muchas mascaras, tantas como las que somos capaces de mostrar cada uno en nuestra vida. Es complicado y lioso, al menos para mí en muchas ocasiones, colocarme la mascara adecuada. No sé bailar el agua cuando no me sale.

    Excelente micro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Nicolás. Creo que, peor que ponernos una máscara, es ponernos una equivocada :)
      Abrazo.

      Eliminar
  4. Sergio:
    En este relato has logrado un nivel altísimo de observación.
    A muchos les he visto el hilito colgar, a diario.
    Menudos problemas he tenido siempre por no contar con semejante colección. aunque en algo me ayudó ir con tijeras, para cortarle el hilo a los demás...
    Sin dudas, este texto se halla entre aquellos que me han gustado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arturo, me causó gracia eso del hilito colgando. Prometo ser más observador a ver cuántos descubro.
      ¡Un abrazo sin caretas!

      Eliminar
  5. No me gustan mirar bajo las máscaras, prefiero concentrarme en unos ojos y encontrar su brillo natural.
    No obstante la experiencia me ha demostrado que,esas miradas cálidas, son las que enmascaran más realidades.
    como siempre especial y magnífico microrelato.
    Un saludo desde el otro lado del Atlántico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, ely. Estoy totalmente de acuerdo. No existe máscara suficiente cuando aprendemos a leer una mirada.
      ¡Saludos argentinos!

      Eliminar
  6. Me gusta este asombroso paseo por las máscaras cotidianas, que tiene su porqué en las máscaras ocultas. Deja un sabor agridulce, a experiencias propias, porque todos vivimos un poco de esta manera.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cuántas máscaras más habría para detallar. Una para casa uno de nosotros. Gracias por pasarte, Susana.

      Eliminar
  7. La vida es puro teatro donde somos actores de nuestras propias tragicomedias.
    Genial la forma de enfocar la enmascarada existencia cotiiana.
    Saludos Sergio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que la actuación más complicada debe ser la de nuestra propia existencia.
      ¡Saludos, Pilar!

      Eliminar
  8. Tras mi máscara de rana microrrelatista te digo que me han encantado tus máscaras y que todos, en mayor o menor medida, tenemos unas cuantas
    saludillos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Puck. Hay muchos que solo merecen una máscara carnavalesca como respuesta. Lo necesario es saber a quién mostrar nuestro verdadero rostro. Poner cara de rana aún no lo he probado :)
      ¡Saludos!

      Eliminar
  9. ¡Genial, Sergio, un micro espléndido!

    Es admirable como logras la ficcionaliización de las emociones a través de las distintas máscaras, y cómo consigues -además- eludir el final obvio y dotarlo de uno que -aunque previsible- está fuera de lo obvio.

    Mis aplausos.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pedro.
      Mientras respondo a sus comentarios, tengo calzada la máscara de "preocupado en el trabajo".
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  10. Muy bueno Sergio. Las muchas máscaras de ...cualquiera.
    Breve y contundente tu relato.
    Un placer leerte.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Muchas o pocas, quién alguna vez no se probó una máscara (y no hablo del carnaval)
    Gracias por pasar y bienvenido, Rober.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sergio, puedo usar la imagen de tu máscara para la portada de un folleto?

      Eliminar
    2. Hola, Isidro. Es una imagen "robada" de internet. De mi parte. no hay ningún problema. No sé si alguien podría reclamar algún derecho sobre ella.
      Un saludo cordial.

      Eliminar
  12. Hay alguna manera de conocer si la imagen tiene copyrights?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isidro. Hice una búsqueda de imagen por Google. No aparece en sitios donde esté a la venta y con derechos. Sí veo que la usan en muchos otros lugares, igual que yo. Supongo que la podés usar tranquilo. No creo que esté protegida.
      ¡Saludos!

      Eliminar

Estoy seguro de que tu comentario será un aporte constructivo para la comunidad...